Fotos

Imagina que no existen fronteras

Existen cientos de razones que motivan a una persona a abandonar las calles que le vieron crecer y la ciudad o el país que le prometió un futuro alentador. Algunas de esas razones resultan aparentemente ambiciosas como la búsqueda de mejores oportunidades y a la par existen aquellas que surgen como una reacción a condiciones adversas como la pobreza y el conflicto, pero al final todas llevan a la búsqueda de algo en particular: la esperanza de una vida mejor.

Para el 2017, en el mundo existían 258 millones de migrantes (3.4% de la población mundial), es decir, personas que viven en un lugar diferente al que nacieron y se estima que contribuyen al 10% del Producto Interno Bruto Mundial. Es importante destacar que el 13% de las personas migrantes son niños, es decir 36.1 millones.

Un claro ejemplo de este movimiento de población es perceptible en el estado de Chihuahua, donde tan solo en el año 2010, llegaron un total de 58 mil 334 personas procedentes del resto de la república, principalmente de estados como Durango, Veracruz, Coahuila, Ciudad de México y Oaxaca (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática).

El pasado 08 de marzo, La Rodadora Espacio Interactivo recibió a 220 personas de diferentes nacionalidades, entre ellos niñas y niños, quienes en ese momento estaban albergados en el gimnasio del Colegio de Bachilleres y que se encuentran en Ciudad Juárez con la intención de ingresar a los Estados Unidos de América de manera legal.

Las personas se organizaron en grupos y caminaron a través del Parque Central para llegar a La Rodadora y disfrutar de las exhibiciones interactivas de este espacio.

Conocieron la famosa cama de clavos, estuvieron dentro de una burbuja gigante y dieron un vistazo al mundo animal a través de un documental en tercera dimensión.

Además de generar convivencia, esta actividad se realizó con el objetivo de promover la empatía, el respeto y la solidaridad por aquellas personas que se encuentran lejos de su barrio, su ciudad o su país sin importar la razón que les motivó a hacerlo.

Esto fue posible a través del programa de patrocinio “Cultivando Sueños” que acerca a personas en situaciones económicas, sociales y geográficas adversas a actividades de arte, ciencia y tecnología de manera gratuita o a bajo costo.

Este programa ha sido apoyado desde el año 2013 por personas e instituciones públicas y privadas socialmente responsables y que han contribuido a la educación de más de 210 mil niñas y niños de Ciudad Juárez con una visita a un museo como La Rodadora.

¡Gracias por hacerlo posible!