La primavera es para valientes

N3

Este 19 de marzo, se celebra el primer equinoccio del año. En marzo y septiembre, el sol se alinea con el ecuador causando que el día y la noche duren lo mismo. Para el hemisferio norte, esto significa el inicio de la primavera; para el sur, del otoño; para los mayas, el regreso de Kukulkán a la Tierra; para un sinfín de especies, comienza un nuevo ciclo… De muchas formas y para muchas culturas, el equinoccio es símbolo de nuevos comienzos. Pronto veremos colores más vivos en nuestros parques. Nuestros árboles volverán a llenarse de follaje. Es momento del cambio para mejorar, de florecer como personas, como profesionales, como espacios…

Con un clima como el que tenemos en nuestra ciudad, debe ser muy valiente cada planta que crece. Creo que cada persona que decide levantarse cada mañana a pesar de sus dificultades debe ser así de valiente también. Esta ciudad está llena de gente valiente.

Muchos de nosotros nacimos aquí, pero muchos de nosotros no. Somos una ciudad diferente a cualquier otra. No fuimos construidos de la misma forma que el resto del país. Tenemos influencias americanas únicas, así como un poco de la cultura de cada uno de los que llegan, aunque a veces se queden y a veces se vayan. Como tal, atravesamos dificultades que otras comunidades quizás no entiendan como nosotros. Pero lo que otros tampoco comprenden, es la forma en la que nos mantenemos de pie.

Esta reflexión comenzó como un ejercicio de reconocer que La Rodadora ha sido un espacio valiente. Pocos creyeron que nuestra ciudad podría ser hogar de un lugar como este y, contra el tiempo y un montón de obstáculos, lograron consolidarnos. Las propias condiciones de nuestra ciudad nos llevaron a replantear muchas de las estrategias que imaginamos en un inicio. Se crearon nuevos programas para atender necesidades específicas. Hemos sido testigos de increíbles evoluciones de Rodis, jóvenes que se desempeñan como nuestros mediadores educativos, desde no poder comunicarse ni proyectar su propio futuro hasta convertirse en profesionistas exitosos tan sólo unos años más tarde.

Después de unas horas de reflexión concluimos que, en efecto, La Rodadora es un espacio valiente, pero es valiente porque su ciudad es valiente y, La Rodadora no ha sido más que un lugar mágico donde esta valentía se ha conjugado. Somos verdaderamente afortunados.

Una entrada en este blog no basta para el sinfín de nombres de organizaciones e individuos que han sido valientes con nosotros y, afortunadamente, esta lista ha seguido creciendo a través de los años. Si todos nuestros donantes, colaboradores y visitantes no creyeran en nosotros, no tendríamos una historia que contar. Gracias infinitas a todos. Nos llenan de honor y humildad.

El 2020 será un año singular para nuestro museo. A veces nos ponemos nerviosos al pensarlo, pero es emocionante. Es una gran oportunidad para hacer que esta primavera cuente para nosotros. Esta reflexión nos llega en un buen momento. Para ti que nos lees, espero que esto sirva como un pequeño recordatorio de que eres más valiente de lo que piensas. Si buscas una señal para ir tras una meta, esta es. Seguramente tus condiciones no las entiende cualquiera, pero así somos los de la frontera.

N10
Este artículo fue escrito por Gabriela Torres, Divulgadora de experiencias educativas, ciencias sociales y humanidades de La Rodadora Espacio Interactivo.