La NOM-035, mi trabajo y yo

Vamos a sembrar

A noviembre del 2019, acabamos de iniciar la primera fase de obligatoriedad de la NOM-035. Mucho se ha estado hablando de ella y tiene a los departamentos de Recursos Humanos de todo el país rascándose la cabeza. Pero, ¿qué significa esta implementación para ti?

Lo primero que debes saber es que las políticas exigidas por la “nueva” norma federal, no son nuevas. La enmienda únicamente establece un mecanismo que obligue a los patrones a llevar a cabo regulaciones que llevan años siendo “de ley”. Así que pensemos en esto como una acción gubernamental para asegurar que los factores psicosociales en tu organización se detecten para que puedan, entonces, prevenirse y atenderse.

Pero, ¿riesgos psicosociales? ¿Qué es eso? Según la misma norma (Campa Cifrián, 2018), los factores de riesgo psicosocial son aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, sueño, estrés grave y de adaptación, ocasionados directamente por el trabajo, ya sea por lo que se espera de tu puesto, las jornadas laborales, la presión, la falta de autonomía, etc. Por supuesto que se tomará en cuenta el entorno y ambiente laboral. Cualquier forma de violencia o potencial peligro es también un factor de riesgo psicosocial, aunque estos sean aparentemente sólo físicos, según la Organización Mundial de la Salud (2019), la salud comprende un estado de bienestar, no sólo en lo físico, sino en los fisiológico, mental, emocional y social.

Ya que hemos aclarado algunas cosas, debes saber que tu organización estará trabajando en diagnósticos y acciones de prevención durante todo este año. Eso es genial, ya que a partir de finales del 2020, en tu lugar de trabajo estarán comenzando a implementarse medidas correctivas basadas en la información que durante este año se recabe. Sin embargo, lo más importante, es que, además de las obligaciones de tu organización hacia tu salud mental, están las tuyas.

Sería maravilloso que las altísimas tasas de estrés laboral que tenemos en México desaparecieran como por arte de magia al momento en el que el líder de nuestra organización tronara los dedos. Sin embargo, de poco servirían los esfuerzos si no tomamos nuestra salud mental y bienestar social en nuestras manos y lo consideramos como un asunto importante y urgente.

Si la empresa a la que prestamos nuestros servicios, regula nuestras jornadas laborales, ¿usaremos estas horas para estar con nuestra familia, cuidar nuestra salud y trabajar en proyectos que nos apasionan? Si logramos erradicar violencia, de cualquier tipo, y las “malas vibras” en el trabajo, ¿también lo lograremos en casa? Si revisamos y diagnosticamos aquellos “foquitos rojos” en el ambiente laboral, ¿estaremos dispuestos a evaluar de la misma manera nuestra actitud y nuestras relaciones? Y, sobre todo, si encontramos algo a mejorar, en nuestro entorno profesional o el personal, ¿estaremos dispuestos a actuar?

Aparta unos minutos al día para ti, lee un libro o realiza otras actividades que tú disfrutes. Date la oportunidad de resolver ese pendiente que te molesta y que has estado dejando para después; el alivio será maravilloso. Visita lugares que te hagan sentir vivo. Ve al cine, visita tus museos, camina por el parque… Llénate de oxitocina, dopamina y serotonina, las sustancias de la alegría y el amor que vienen de un lindo momento con tu familia y amigos y de una de las herramientas terapéuticas más poderosas: los abrazos.

Los problemas de salud mental han aumentado drásticamente en los últimos años. Afortunadamente, el estigma sobre las enfermedades mentales ha comenzado a disminuir y hay una creciente consciencia del cuidado de estos temas. No todos necesitamos tener algún trastorno diagnosticable para padecer angustia y estrés, estas son elementos naturales de nuestro organismo. Lo que no sería natural, sería dejar que esto crecería a puntos de malestar y no hacer nada para atacarlo. Esto va para ti como líder y como ser humano.

 

Este artículo fue escrito por Gabriela Torres, Divulgadora de experiencias educativas, ciencias sociales y humanidades de La Rodadora Espacio Interactivo.

Referencias documentales
Campa Cifrián, Roberto. (23 de octubre del 2018). Norma oficial mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención. Diario oficial de la federación. Secretaría de Gobernación: Ciudad de México. Consultado en línea el 6 de noviembre del 2019 en: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5541828&fecha=23/10/2018

Organización Mundial de la Salud. (2019). Preguntas más frecuentes. Organización Mundial de la Salud. Consultado en línea el 6 de noviembre del 2019 en: https://www.who.int/es/about/who-we-are/frequently-asked-questions